martes, 31 de enero de 2017

La magia de los números

117755

Soy de letras y nunca me gustaron demasiado los números pero acabo de ver que el marcador de visitas marcaba el 117755 y me ha parecido un número precioso que no se si quiere decir algo. Es seguro  que más de un seguidor sea de ciencias y amante de los números y que los dote de sentido.

Habrá habido más números mágicos y bonitos pero no habré prestado atención en su momento. Quién sabe si hoy reparé en ello por algo. Quizá debería de jugarlo a la lotería. Nunca me ha tocado la lotería pero es verdad que no juego. Yo juego otra lotería, la de la vida, y de momento no me puedo quejar pues he sido muy afortunada por muchas razones, entre otras por tener la suerte de saber reconocer las razones que me llevan a ella.

A propósito de esta entrada, hablaba hace un rato con un paciente en la sesión de psicoterapia, acerca de lo afortunado que era dentro del infortunio o trauma que le tocó vivir así. Comparando con su vida antes de la lesión observábamos cómo antes no fue consciente de que tenía una vida plena. Es ahora, cuando la lesión lo pone contra las cuerdas, cuando ve que la vida que llevaba era buena y no había sido capaz, sin embargo, de haberla valorado.Tanto antes de la lesión como ahora tiene la fortuna de contar con personas que lo quieren por lo que es y que están dando todo. De él depende seguir contando con ellas en el futuro.

Cuando la situación de dependencia y desamparo físico es de tal magnitud, los lesionados se sienten absolutamente dependientes y se olvidan de que tienen una parte no lesionada que puede seguir moviendo su vida y ocupándose, incluso, de los demás.

Hay otro ejercicio que hay que practicar y que no se practica precisamente en el gimnasio. Movamos la mente para que sus engranajes no se oxiden.

Cuando he finalizado de escribir esta entrada, aparece otro precioso número en el contador de seguidores 117771 ( 3 unos y 3 sietes, ni más ni menos).

Antes de marcharme el contador marca 117777. ¡Qué series de números tan bonitos!

lunes, 30 de enero de 2017

El sufrimiento antes y después de la lesión desde la visión de un médico rural



El pasado lunes 2 de Enero, falleció John Berger, a los 90 años de edad.



http://elpais.com/elpais/2017/01/12/opinion/1484229622_198072.html



Entre sus publicaciones se encuentra "Un hombre afortunado" relativa al día a día de un médico rural, lo que hoy conocemos como médico de familia.




El libro es un excelente relato antropológico de las relaciones de un médico con sus pacientes y la comunidad donde trabaja.

A pesar de que el libro fue escrito hace muchos años, no ha perdido actualidad debido a su enfoque antropológico. 

Destaco algunas ideas relevantes :

- Los pacientes son personas que sufren en la vida antes de sufrir en el cuerpo
- La enfermedad es una forma de expresión
- El médico cura para curarse a sí mismo
- El médico es más un hermano mayor que un médico, por tanto la relación terapéutica es una relación de fraternidad

Dejo algunos párrafos de interés con desatacados míos

"El paciente debe ser tratado como una personalidad total, que la enfermedad más que una rendición del cuerpo a las contingencias naturales es una "forma de expresión" y que la conciencia de la enfermedad es una parte del precio que paga el hombre "a cambio de poder ser consciente de su propia identidad". Para Sassall, el médico rural, la enfermedad participa de nuestra propia singularidad y cree que un diagnóstico acertado implica la comprensión profunda de lo que somos como realidad bio-psicosocial. Esta concepción exige que entre el médico y el paciente se establezca una relación dialéctica en la que el sanitario es más un hermano mayor que un técnico (al menos en el plano de las expectativas del paciente). La fraternidad médico-enfermo prepararía el acto médico mayor, que no sería ni el diagnóstico diferencial ni la cirugía, sino el reconocimiento como ser humano, la comprensión, el apoyo y, en algunos casos, el acompañamiento hacia la muerte. "Si el hombre empieza a sentir que es reconocido habrá cambiado la naturaleza desesperada de su desdicha: incluso podría tener una oportunidad de ser feliz"; ser reconocido sería pues la condición básica para la cura, la mejora o la adaptación


Este cambio lo promueve su afán de conocimiento, "su meta es descubrir lo que puede estar oculto en los otros" (p.111), eso supone un acercamiento en su relación con los pacientes, lo que ocurre a propósito del reconocimiento de un otro que puede poseer un saber o experiencia, desconocidos hasta ahora para él.
Sassall plantea que cura a los otros para curarse a sí mismo. Se convierte en cada uno de sus pacientes a fin de mejorarlos. Nunca separa una enfermedad de la personalidad del paciente, del espacio que habita y de su comunidad.
Usando su imaginación como herramienta para indagar en la subjetividad de sus pacientes, halla sus anhelos y frustraciones, sus angustias y satisfacciones, sus inseguridades y aquello que les provee certeza, en suma, la somatización de un orden moral y social establecido. Todo ello funciona como un espejo que le devuelve su propia imagen y subjetividad, parafraseando a Sassall, mira y conoce a los otros para conocerse a sí mismo.
De este modo, el médico advierte que "sus pacientes son personas que sufren en la vida, antes de sufrir en su cuerpo" (p. 145). Berger señala que la comunidad ha estado sometida a "una privación cultural sistemática" (p.107) y Sassall no es ajeno a este hecho:
...puede argumentar que sus pacientes son en algunos aspectos más afortunados que la mayor parte del mundo. Pero más relevante es que sabe que, en comparación con lo que podrían ser -de haber recibido mejor educación, de contar con mejores servicios sociales, mejores trabajos, mejores oportunidades culturales-, son desafortunados. (p.147)
Ante esto surge la pregunta:
...¿hasta donde debe uno ayudar a un paciente a aceptar unas condiciones que son al menos tan injustas y tan malas como la enfermedad que padece? (p.148)

 Aquí Berger plantea que, hallarse del lado de quien recibe el golpe, implica que la supervivencia solo depende del azar. Aquellos que no han estado nunca de ese lado, por definición, son personas afortunadas, "aunque pondrán en duda la brutal indiferencia del mundo" (p.148). Pero, quienes se han visto forzados a pasar al lado de quien recibe el golpe y vuelvan, reconocen funciones diferentes, sustancias distintas en la mente y cuerpo humanos. Señala que es este privilegio de la sutileza lo que distingue a los afortunados de los desafortunados. Sassall, convirtiéndose en cada uno de sus pacientes para curarlos; curándolos para curarse a sí mismo, se transforma en el "hombre afortunado" de este ensayo.
Pertenecer a la comunidad pero con una experiencia cultural previa diferente, al tiempo que le provee lucidez para visualizar la expresión corpórea de procesos sociales, le obliga a reconocer el hecho de que, desde su lugar, lo que puede hacer es muy poco.
Berger señala que se podría criticar al médico por:
...ignorar la política. Si tanto le preocupan las vidas de sus pacientes [.] por qué no ve la necesidad de una acción política que mejore o defienda esas vidas? (p. 161)
Lo coloca en el lugar del intelectual, que cumpliría con una doble función: ser crítico frente al poder, ante toda clase de atropellos y, al mismo tiempo constructor de nuevos valores que permitan mejorar las condiciones de vida de ciertos sectores de la sociedad. Por otra parte, se permite la pregunta "cuánto hay en él de romántico tranochado que sigue pensando en el ideal de responsabilidad individual y única" (p.161), lo que puede leerse como una forma de paternalismo.
Sin embargo, al interpelar al médico, señala que éste es consciente de eso al cuestionarse "cuanto hay en mí de reliquia del médico rural tradicional y cuánto del médico del futuro. ¿se puede ser los dos al mismo tiempo?" (p.161).
Berger cierra este ensayo explorando en la posibilidad de valorar el trabajo de Sassall, señala que emitir un juicio sobre el trabajo de un hombre dedicado a mejorar y ocasionalmente salvar la vida de unos miles de nuestros contemporáneos, exige pensar qué valor tienen para nosotros esas vidas. Así, concluye:
...no afirmo saber cuanto vale la vida de una persona: no se puede responder con palabras a esta cuestión, sino solo con obras, con la creación de una sociedad más humana. (p. 182)


http://www.scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1851-82652009000200009




Otros enlaces de interés

http://vicentebaos.blogspot.com.es/2010/06/el-placer-de-leer-un-hombre-afortunado.html

http://www.elconfidencial.com/cultura/2008-11-15/tras-los-pasos-de-un-medico-rural_738107/

http://trabalibros.com/libros/i/8931/55/un-hombre-afortunado

https://lucasfh1976.wordpress.com/2014/02/22/un-hombre-afortunado-historia-de-un-medico-rural-de-john-berger/

http://www.elboomeran.com/obra/157/un-hombre-afortunado/

No puedo dejar de agradecerle post morten este maravilloso legado que me servirá de apoyo en la formación de médicos y otros profesionales que rotan por nuestro Hospital para formarse.

Descanse en paz.

sábado, 28 de enero de 2017

El mejor abuelo (II) : Un homenaje a Pedro Álvarez, a su nieta Daniela y a su mujer y familia




http://afrontandolesionmedular.blogspot.com.es/2016/02/para-el-mejor-abuelo.html

Siento que esta entrada hoy tenga que ser debida a la muerte de Pedro Ávarez ,ese fantástico paciente, abuelo, esposo y padre que con tanto cariño tratamos durante el proceso rehabilitador. Una larga lucha de un paciente y su entorno que ha culminado con un triste desenlace.

Os recordaremos siempre.


martes, 24 de enero de 2017

Sillas al fin y al cabo




Cuando Laura Rodiguez, actriz, hoy paciente del Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, me habló de su última obra de teatro "Tres sillas de enea", enseguida pensé en hacer esta muy merecida entrada en el blog. La directora de la Compañia de Teatro "Dinamos de Creación", María Lebrato, que la ha visitado en el Hospital, le dice que quiere seguir contando con ella. Ya habían hecho Teatro Inclusivo al adaptar la obra a la lengua de signos. 



La Compañía de Teatro :
"Con esta dinamo podrás crear energía a través de tu propio movimiento y avanzar por el mundo cultural, social y terapéutico al ritmo que necesites, sin prisas, disfrutando del paseo".

Esto es lo que dice Laura sobre el la obra y el papel que le ha tocado representar, el de Rosa, la nieta. Se trata de una obra en la que están representadas tres generaciones de mujeres.

Desde un principio me conmovió leer 3 Sillas de Enea porque refleja el rol de la mujer a lo largo de la historia; simplemente por ser mujer, y después por ser hija y por haber sido nieta.  
Siempre, en cada ensayo y en cada representación, he tenido muy presente a mis abuelas y para mí ha sido como un pequeño homenaje para ellas, por cómo tuvieron que vivir una guerra civil primero y una posguerra después, en medio de una dictadura en la que ser mujer era no tener ningún derecho, siempre a la sombra de algún hombre: padre primero y marido después.
Siempre luchando y sacando a los hijos adelante. 
Con Rosa me he sentido muy cómoda porque al ser la más joven tiene una visión más cercana del papel de la mujer en la sociedad actual. 
Rosa me ha hecho habitar la frustración, la impotencia e incluso la culpabilidad con respecto a lo que se espera de la mujer en nuestra sociedad. Como si fuera una muñequita, un robot programado o una “superwoman” siempre al servicio de los demás; y si no cumple las expectativas, te conviertes en una "niña mala". Ser libre y querer hacer las mismas cosas que puede hacer un hombre la convierte en eso.


La valentía de Rosa mezclada con su inocencia me conmueve.


Hoy desde la otra silla, la de ruedas, Laura sigue poniendo su alma en todo lo que hace. Esta vez le ha tocado representar un papel bien difícil, el de una mujer con diversidad funcional. Desde aquí le deseo que siga con esa motivación y espíritu de lucha que le caracteriza, ese amor y esa generosidad que desprende. 

martes, 17 de enero de 2017

Las gafas oscuras, las gafas transparentes

El pasado viernes, uno de los componentes del Programa de Psicoeducación para Familiares que dirijo en el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo comentó, con gran acierto en la expresión que usó, que el hasta hace bien poco había visto a través de unas gafas oscuras y que es ahora, tras la ubicación en la lesión y el alta a las puertas, cuando esas gafas se han transformado en unas gafas de cristal transparente que van dejando ver lo que realmente será su vida, la de su mujer, la paciente y la de su familia. Una realidad dura, un cambio en la vida al que cuesta adaptarse y una serie de cosas a las que hay que renunciar.


En el mismo grupo, otras personas se ponían esas gafas para evitar que los demás, que los consideraban fuertes, vieran su vulnerabilidad.

Sigo apreciando una gran dificultad para el manejo de emociones y una inhibición para pedir ayuda cuando se precisa para poder trabajar todos estos sentimientos enfrentados.

Se que en los últimos días seguidoras como "La Chica del Jardín" y Elena Batalla han hecho hincapié en la importancia de estar abiertos a todos los "cuidados" que en el Hospital proporcionamos, en dejarse ayudar y orientar en algo que a uno se le va de las manos, un acontecimiento traumático de la envergadura de una lesión medular.

jueves, 12 de enero de 2017

Las otras Medallas


El Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo recibirá la Medalla de Oro de la Ciudad de Toledo el próximo día lunes 23 de enero, día de San Ildefonso patrón de la ciudad, en un evento al que están invitados todos los trabajadores del centro. El acto tendrá lugar a las 18 horas en el Centro Cultural de San Marcos de Toledo.

La Medalla de Oro de la Ciudad de Toledo se otorga a nuestro hospital “por favorecer la formación del personal altamente cualificado en su ámbito de actuación, llevando a cabo tareas de investigación científica y técnicas de alta calidad en el campo de las neurociencias, con el principal objetivo de la rehabilitación integral y la normalización de la vida de los pacientes”.

El último punto que subrayo es para mí el de más valor y que aún siendo ciertos los otros destaco este porque es algo que nos caracteriza desde tiempos inmemoriales y que debe ser nuestra bandera así como seguir profundizando en el buen hacer y en el buen trato al paciente. Estas son las Medallas que deberíamos recibir cada año y por las que nos deberíamos sentir orgullosos.

miércoles, 11 de enero de 2017

¿Cómo empezamos el año?

El atardecer de ayer 

Por fortuna, "poco a poco" los lesionados medulares y sus familiares van afrontando la lesión y sus secuelas pero no quiero dejar de mencionar a esos lesionados que :

- no afrontan nunca
- no están, de momento, dispuestos a afrontar

Hablarles de crecimiento postraumático en los primeros momentos crea cierta desconfianza y escepticismo : ¿Crecimiento?. La lesión medular es ante todo : 

- una situación y realidad incómoda
- una tormenta inesperada
- un bocado que te meten en la boca y que te tienes que tragar
- una bomba que estalló y lo destrozó todo


Ha habido estos días algunas expresiones más como "un leñazo" (entiendo que quería decir "hachazo") que te parte en dos.

Algunos lesionados rechazan intervenciones en la línea de afrontamiento o positivismo, de búsqueda de sentido al trauma. Esto sucede más en esa etapa en la que uno está enfadado con todo y con todos, los creyentes, incluso, con Dios.

Surgen las expresiones : "esto es como estar muerto en vida" sobretodo en aquellas lesiones muy incapacitantes.

La esperanza en la recuperación les permite ir avanzando en su rehabilitación y abrir puertas que estaban cerradas.

Les deseo la mejor evolución a todos los pacientes ingresados y a algunos que están aún por llegar que se están debatiendo entre la vida y la muerte.

martes, 10 de enero de 2017

Balance del año 2016

El pasado año dediqué una entrada igual a dejar el resumen del año 2015.

http://afrontandolesionmedular.blogspot.com.es/2016/01/balance-del-ano-2015.html

En 2016 he bajado un poco la guardia ya que he pretendido no repetirme en los temas y aunque el día a día del trabajo con los lesionados medulares y sus familiares enriquece mucho por lo que de diversas son las historias que acompañan a los pacientes y sus sugerentes aportaciones, el ritmo diario que venía manteniendo de publicación de entradas no siempre se hace posible.

Las estadísticas, en cambio se han disparado antes del cierre del año y, a pesar de que apenas se vuelcan comentarios, son muchos los que se asoman a esta ventana.

He publicado 181 entradas y se han emitido 769 comentarios.

Este es el mapa de las Fuentes de Tráfico


Las páginas vistas en el último mes fueron 15470


Las Entradas más visitadas, entre otras, fueron :

- Ayudas técnicas para la comunicación de los pacientes
- Cuentos sobre ruedas : IV Certamen de Cuentos Cortos
- Un sitio de luz : Un documental sobre el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo
- En primera persona
- A la tercera va la vencida
- Pongamos que hablo de Madrid : Madrid una ciudad impracticable
- Un buen plan "B"
- Baloncesto en silla de ruedas

Las Entradas más comentadas : 

- La formación un abanico de posibilidades
- Debate abierto sobre el afrontamiento : El precio de estar vivo.
- Todas las Entradas de los cuentos que se presentaron al certamen


martes, 3 de enero de 2017

La carta de 2017 a los Reyes Magos : La carta de la movilidad


Preguntando ayer a los pacientes integrantes de un Grupo Psicoterapéutico que dirijo en el Hopsital Nacional de Parapléjicos de Toledo, acerca de sus peticiones a los Reyes Magos para el 2017, todos coincidieron en pedirle:


- movilidad
- independencia
- autosuficiena
.
Pensé que esta carta bien podría llevar por título : "La carta de la movilidad".

Esta mañana continué sondeando los deseos de los pacientes y la respuesta era similar salvo la de una de las pacientes, Laura, que dio un giro en una dirección muy adaptativa. En su carta pedía :

- fuerza
- constancia
- ilusión
- esperanza

Ya que no he recibido cartas este año, aprovecho para pedir desde esta ventana virtual a todos los seguidores que nos manden sus peticiones para la noche de Reyes aunque sea de manera anónima.

lunes, 2 de enero de 2017

Querer es poder : El desafío de Mikel

Haciendo una búsqueda en internet he dado con un blog en el que se habla de un expaciente navarro que hizo la rehabilitación en el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, Mikel Bidaurre, del que hace años que no tengo noticia.
http://elblogqueteharapensar.blogspot.com.es/2016/02/mikel-el-submarinista-en-silla-de-ruedas.html

Con 24 años, Mikel Bidaurre sufrió una lesión medular que le postró en silla
de ruedas. Su coraje le ha llevado a cumplir un reto: bucear en el mar sentado en ella
para mostrar que los límites sólo se encuentran en la cabeza. Lo consiguió gracias a Ángel Gómez, instructor de Buceo Mistral.




Esta Entrada es una buena forma de empezar el año y espero que pueda traer muchas otras historias de superación a lo largo del 2017.

Creo recordar de memoria que es contemporáneo en lesión y hospitalización de otra buceadora : Elena Prous
https://tambiendebajodelagua.com/

Para completar
http://www.abc.es/familia-padres-hijos/20140926/abci-paralitico-buceo-silla-201409251339.html